Un lugar donde encontrar recursos, actividades, materiales, proyectos... para el primer ciclo de EDUCACIÓN INFANTIL

sábado, 7 de noviembre de 2015

Mis artículos

Como ya sabéis colaboro habitualmente con otras páginas, sobre todo escribo artículos relacionados con temas de crianza. Os dejo aquí los artículos que he ido escribiendo hasta el momento y un breve resumen de cada uno.


“Los bebés necesitan objetos para explorarlos, tocarlos, sacudirlos, golpearlos, mirarlos, llevarlos a la boca, más tarde lanzarlos. Es su forma de conocer el mundo y los explora a través de sus sentidos de forma táctil, visual, auditiva, gustativa, olfativa. Pero, ¿Nos hemos parado a pensar si realmente ponemos a disposición a los niños objetos que cumplan estos requisitos? ¿Que les permitan explorar a través de todos sus sentidos?”


“El juguete debería ser un instrumento que permita que el niño se construya, que le ayude, le permita crear, imaginar, ser él mismo y sobre todo disfrutar.
El juguete no debería ser un objeto que convierta al niño en un simple espectador, que juegue por él, que lo delegue a un segundo plano, que le diga lo que tiene que hacer, que no le permita ser él mismo. El niño aprende jugando… pero de manera activa.”
Cuantas menos cosas haga un juguete más cosas hará la mente del niño.


“¿Qué es pues más lógico?
Que dejemos llorar a un bebé cuando nos necesita para que no se “malacostumbre”, no le satisfazcamos sus necesidades (no solo las de limpieza y alimentación, sino las AFECTIVAS que son de gran importancia) Y entonces el niño desarrolle un apego NO seguro que le va a repercutir el resto de su vida.
O que como padres estemos disponibles cuando nos necesitan (si, a veces necesitan cariño, mimos y abrazos, igual que los adultos, no sólo que les demos de comer, les dejemos dormir y les limpiemos) y así dejar que desarrollen un apego seguro.”


“El estilo educativo de los padres produce un impacto en el desarrollo de los hijos, tenéis en vuestra mano una decisión muy importante ¿Cómo me gustaría que fuera mi hijo? Y no me refiero a un buen médico, con buen sueldo y un cochazo, sino algo mucho más importante, menos superficial y que le va a influir más en su vida ¿Quiero que tenga una gran autoestima?, ¿que sea competente socialmente?, ¿que sea una persona incapaz de tomar sus propias decisiones?, ¿agresiva?, ¿creativa?…”


“Algo que nos parece tan sencillo como saber que un juguete es algo separado de nosotros mismos o que al lanzar un trozo de comida desde la trona, caerá al suelo, pasa por una serie de increíbles etapas, en las que poco a poco, el bebé, estando en contacto con el ambiente es capaz de ir superando, construyendo, muchas veces, sin que nos demos cuenta.
Por lo tanto creo que es muy importante ofrecerle a los bebés diferentes tipos de materiales (no solo plástico) para que puedan manipularlos, probar, combinar… Proporcionarles libertad en sus movimientos… Para que ellos mismos se conviertan en los constructores de su propio aprendizaje.”



“No nos olvidemos que estamos educando y educar debería ser ACOMPAÑAR a unas personas en su camino hacia ser personas adultas, no son pequeños tiranos, tampoco son de nuestra propiedad, sino que son unos seres fantásticos que están aprendiendo continuamente y que cualquier ocasión debe servirnos para educarles, pero educarles en el respeto. Si queremos personas que se respeten en el futuro, deberán ser tratadas de la misma manera.”


“Necesitaremos grandes dosis de empatía para comprender a nuestros hijos, de paciencia, de autorregulación para gestionar nuestro propio enfado, pero seguro que es un esfuerzo que merece la pena. El saber que estas ayudando a tu hijo, que lo comprendes, que sabes cómo se siente y que estás ahí, que tú eres la persona más importante para él y que le vas a guiar en su crecimiento, a acompañar para que en el futuro sea una persona sana, feliz y plenamente el mismo.”


“Debemos de tener en cuenta, que el niño es activo. No es un ser pasivo que llevamos de un lado al otro y que llenamos de conocimiento. El conocimiento lo crea el propio niño a través de sus experiencias con el entorno. Cuantas más experiencias, más oportunidades de aprender. El niño aprende haciendo, superando pequeños retos, equivocándose, volviendo a intentar una y otra vez una misma tarea, si los adultos bien por miedo a que le ocurra algo, bien por desconocimiento no dejamos que se construyan a sí mismos, les estaremos entorpeciendo su desarrollo en vez de facilitárselo. No podemos crecer por ellos, pero sí acompañarles en el camino. ¿Habéis pensado qué sienten cuando continuamente frustramos todas sus iniciativas de autonomía?, ¿Qué mensaje les estamos transmitiendo?”


“No todos los niños gatean, pero es curioso observar la investigación llevaba a cabo por Emmi Pikler en Budapest en la que se observó a 722 niños desde el año 1946 al 1966. En esta, se dejaba libertad de movimientos a los bebés, es decir, el bebé que tenía la ropa adecuada, el espacio adecuado para estar en el suelo… No era intervenido por el adulto en su desarrollo motor, el bebé se colocaba boca arriba y era él sólo, mediante su iniciativa, el que iba probando diferentes posturas y consiguiéndolas. Nadie les ayudaba a darse la vuelta pero los bebés aprendían a rodar, nadie los sentaba precozmente, pero los niños se aprendían a sentar solos, nadie los colocaba de pie, pero eran ellos mismos los que se acercaban a las superficies para apoyarse en ellas y levantarse y de la misma manera, aprendían a andar sin ningún tipo de ayuda externa ni artilugio".


“María Montessori, es una de las figuras que componen un movimiento de renovación pedagógica denominado “Escuela nueva” que se dio a principios del siglo XX con el objetivo de romper con la educación que se estaba llevando hasta el momento. Estudió medicina (entre otras cosas), después trabajó con discapacitados y más tarde creó “La case dei bambini” para niños de clase social desfavorecida. Aplicó sus conocimientos científicos a la pedagogía. Creó más que un método pedagógico, creó una filosofía, que hoy en día sigue estando de actualidad. Sus ideas, serían imposibles de resumir en un artículo, pero voy a intentar aproximaros a 11 ideas clave del método”




“¿Alguna vez habéis oído a un adulto diciéndole a un niño: “no se dice Pego, se dice perrrrrrro, ven repite conmigo perrrrrrro” (sobre todo cuando el niño aún no está preparado para decir ese fonema) o la situación en la que alguien le pregunta a un niño ¿Cómo te llamas? Y el otro adulto contesta: “Pedrito, dile, me llamo Pedrito ¿verdad?” Sin dejar contestar al niño?
Pues este tipo de costumbres, que muchas veces hacemos inconscientemente, no están ayudando al niño. A continuación os dejo una serie de consejos que sí pueden favorecer el desarrollo del lenguaje de los más pequeños. ¿Te animas a seguirlos?”


“Quizá no sepas que hay juguetes que pueden estimular el lenguaje, por lo que si tienes un niño pequeño que habla poco o mal, tal vez podrías aprovechar este momento para comprar determinados juguetes que pueden ayudarle.”


Laura Estremera Bayod

No hay comentarios:

Publicar un comentario