Un lugar donde encontrar recursos, actividades, materiales, proyectos... para el primer ciclo de EDUCACIÓN INFANTIL

domingo, 27 de septiembre de 2015

Jugamos con el puzle Square

En esta entrada os voy a hablar del puzle Square de la marca Grimms, los mismos fabricantes que el famoso arco iris Waldorf (si queréis vernuestra experiencia con el arco iris pinchar aquí).
Los juguetes de la marca Grimms, suelen ser juguetes pasivos, es decir, el niño es el que les da vida, se utilizan mucho tiempo porque se adaptan al nivel de desarrollo del niño ya que cada uno lo utiliza en función de sus necesidades.

 Este puzle en concreto lo hemos probado con niños desde los 24 meses a los 8 años y con todos ha sido un éxito (cada uno jugaba a su manera, claro). Por si os interesa, lo hemos conseguido En la cesta de caperucita.
Son juguetes de madera y sus tintes no son tóxicos por lo que no sucede nada si los chupan (algo muy común en niños pequeños).

Como ya sabéis, trabajo con niños de 2 a 3 años, así que jugamos con el puzle en clase durante una temporada.
Con los niños de esta edad, lo utilizamos para…

-Jugar libremente con las piezas dejando rienda suelta a su imaginación, apilarlas, crear trenes, esculturas… y de esta forma, trabajar la psicomotricidad fina, la atención…


-Componer diferentes figuras libremente dentro del marco cuadrado. De esta manera planificamos, rotamos figuras para ver si encajan, probamos diferentes posibilidades, agrupamos por color…






-Componer figuras geométricas a la hora de la asamblea: creamos cuadrados a partir de otras figuras, rectángulos, triángulos…



-Reunir las formas que son iguales.




-Trabajar conceptos básicos como grande, mediano y pequeño.


Así que aunque no jueguen con el puzle “como marcan las instrucciones”, le damos bastante uso.

¿Y con niños más mayores?
Pues además de seguir el libro de plantillas del puzle a modo de rompecabezas (en el cual hay figuras tanto en 2D como en 3D) las figuras complicadas sirven perfectamente para niños de 7 u 8 años…

Le veo una utilidad que me parece muy importante y relacionado con el tema de la lectoescritura:

-La orientación espacial es fundamental para la escritura, no es lo mismo b, p, d o q. Siguiendo las plantillas de ejemplo estamos trabajando con la orientación, pero de una manera divertida, amena y no pesada para el niño.

Además al jugar con las piezas trabajamos la psicomotricidad fina, la coordinación óculo manual (o viso motora)… Todo ello importante para el posterior aprendizaje de la lectura y de la escritura

Así que con este puzle aprendemos mientras jugamos.

¿Y para niños aún más mayores?
Cuando yo como adulta, intento seguir los modelos de figuras en 3D, no dejo de pensar en mis tiempos de dibujo técnico en el instituto: alzado, planta, perfil... perspectiva isométrica, caballera, descomponer las figuras en piezas… La verdad que es un juguete que tiene muchas posibilidades 
¡y todas las que aún no se me han ocurrido!

Vosotros, ¿lo tenéis?, ¿qué soléis hacer con él?
Si quieres ver más, sigue la página de facebook


Laura Estremera

miércoles, 23 de septiembre de 2015

Mesa de estación

Esta es nuestra primer mesa de estación, bueno en sí no es una mesa, más bien es una bandeja de estación. En un principio la idea era crear una mesa de estación pero debido a la edad de los niños, a que estamos a principios de curso… Al final ha terminado siendo una bandeja sensorial de estación con diferentes elementos naturales, de esta forma, aunque es un objeto decorativo para el aula, los niños la pueden tocar y descubrir diferentes sensaciones al hacerlo. 


OTOÑO

¿Qué hemos incluido?
La base es un papel pintado con acuarela con tonos otoñales, tiene telas de diferentes colores (del otoño) y de diferentes texturas para que al tocarla perciban la suavidad de unas, lo ásperas que son otras… ramas de árbol, con corteza y sin corteza, un tarro de cristal, piedras, lana cardada, piñas, un caracol, lana normal, una rama de olivo (con olivas), una rama de pino, una mazorca de maíz…
Todo lo pequeño/ peligroso, está pegado (por si acaso se lo metiesen en la boca)


INVIERNO

Realizar la mesa de invierno me ha resultado más complicada que la de otoño. ¿Qué podía poner en la bandeja? En la zona que vivimos, el invierno es bastante similar al otoño en cuanto a vegetación, frutos... simplemente hace más frío ¿y cómo podíamos representar el frío? colocar algo que simulara nieve tampoco me parecía la solución porque en nuestra zona no nieva casi nunca y tampoco les podía ofrecer la nieve real, sino algo blanco que simulara nieve, lo que les resultaría difícil de entender...
Así que finalmente nuestra mesa de estación de invierno se caracteriza por el color (con tonos fríos) y los mismos elementos de la mesa de otoño, pero ligeramente modificados, un poco de guata, por ofrecer una textura diferente más que por simular la nieve, brillantina, ramas de pino que al ser una conífera sigue teniendo el mismo aspecto en esta estación y unas pocas verduras de invierno, concretamente coles de Bruselas y alcachofas que vamos rotando.




PRIMAVERA

Representar la primavera en una bandeja me pareció complicado ¿por qué? porque no quería colocar una "representación" de la primavera con flores artificiales, de cartulina... sino que si podíamos disponer de la propia primavera, seguro que sería mucho más enriquecedor, más concreto, con olor, con textura... el problema es que a diferencia de los elementos del otoño, los de la primavera, tienen una vida más limitada (como las alcachofas y las coles de bruselas del invierno). Por otro lado, cada curso, aunque los niños cambian, hay algo que no cambia; por el camino, los niños suelen ir recogiendo florecillas y las traen a clase, así que juntamos las dos ideas y se me ocurrió colocar un jarrón y colocar en él las flores frescas que los niños fueran trayendo, de esta forma, podríamos cuidarlas, olerlas, tocarlas, cambiarles el agua, ver como se marchitaban... A la idea se sumaron familias que tenían jardines en casa y de esta forma descubrimos nuevos nombres de flores, formas, olores, colores, texturas... Al lado de nuestro jarrón colocamos nuestros gusanos de seda (creo que son la sexta generación de gusanos que nos acompañan primavera tras primavera)




VERANO

Y llegó el verano ¿cómo podíamos representarlo?  Los niños me dieron las solución: una niña se fue de vacaciones y volvió con una caja llena de "tesoros" que había recolectado durante esos días: conchas, piedras...

 Otra trajo una pelota de playa y junto a una planta que nos llevaba acompañando todo el curso y habíamos observado su cambio a través de las estaciones y una pequeña"playa" a modo de bandeja sensorial, creamos nuestra mesa de estación.




Y vosotros ¿tenéis una mesa de estación?

Si queréis ver más, sigue la página de facebook

Puedes descargar mi libro CRIANDO, pinchando aquí


Laura Estremera

jueves, 17 de septiembre de 2015

Calendario circular

Para los niños pequeños es muy difícil entender el paso del tiempo, ubicarse en él, hablar del futuro… Pero en el día a día surgen dudas y preguntas en relación a este.
Cuando en clase celebramos un cumpleaños es muy común que me pregunten ¿y el mío?, ¿cuándo es mi cumpleaños? Para esta pregunta, la respuesta no es del todo difícil. Hasta ahora teníamos los cumpleaños a modo de calendario lineal, por meses y dentro de cada mes las fotos de los niños que cumplían años, en orden. Así que les resultaba sencillo saber que si ya había pasado el cumpleaños de Pepito en suyo sería el siguiente ¿Cuándo? Eso no lo podíamos determinar (y tampoco lo iban a entender)
Con este tipo de representación del año nos encontrábamos con un problema, empezábamos el curso en septiembre (casi finalizando la línea) y de repente… (En diciembre) teníamos que recurrir al principio del calendario.
Pero también nos surgían preguntas mucho más difíciles de contestar ¿Por qué no es Navidad?, ¿Cuándo iremos a la playa?...

Así que tras darle vueltas y aún siendo consciente de que mis niños no iban a comprender el calendario como tal ( tienen de 2 a 3 años) he ideado un calendario circular.

No sé en qué momento de mi vida escolar (no recuerdo el curso) una profesora nos representó el calendario en la pared con un papel de mural de forma circular fraccionado en 12 partes, allí colocamos nuestros cumpleaños (y me imagino que algo más, no lo recuerdo) pero desde ese momento, en mi cabeza, represento el año como un círculo dividido en 12 secciones.

Por otro lado, descubrí los calendarios que oferta la marca de juguetes GRIMMS, uno es el anillo circular y otro la cadena anual.

El anillo circular es muy gráfico, no hace falta explicaciones.

La cadena anual consiste en que cada día que pasa vas metiendo una bolita hasta que al finalizar el año tienes compuesto todo el calendario. Para cada mes se elige un color, siendo cada tono el representante de cada estación. Además se pueden marcar los acontecimientos especiales como son los cumpleaños… En teoría, este tipo de calendario es Montessori (digo en teoría porque esta parte correspondería a la educación cósmica y todavía no tengo conocimientos sobre el tema)


Así que aunando un poco todo, he creado este calendario para el aula:



Es circular, tiene las estaciones en un tono, diferentes colores en acuarela para los meses (que por cierto corresponden con los colores del arcoíris waldorf, que también son 12) para los meses utilicé los colores de calendario circular de GRIMMS y alrededor tiene todos los días del año.


Podría haberlo hecho más sencillo (y por lo tanto más pequeño, mide 1,20m) poniendo alrededor únicamente 31 casillas (como el anillo circular) pero entonces, no servía para visualizar la idea de “paso del tiempo” que creo que pueden entender los niños.
En el centro, el sol, ya que un año es una vuelta alrededor del sol (bueno y porque el nombre de nuestro centro está relacionado con la palabra sol)
Ahora solo queda utilizarlo, colocaremos imágenes representativas en las fechas señaladas (navidad, vacaciones, semana santa, fotos de los niños en los cumpleaños, una excursión…) de manera que cuando pregunten ¿Cuándo es navidad?, ¿Cuándo es mi cumpleaños? Ellos mismos puedan ver que falta “mucho” o “poco”.

Y no os he contado, que cada día colocaremos una pegatina en el hueco del día para poder ver cómo pasa el tiempo y cómo nos acercamos a una fecha señalada (utilizaremos diferentes colores para cada estación y dentro de cada estación, diferentes formas para cada mes)



Calendario casi completo 


Quizá mis niños sean muy pequeños para entenderlo bien y todo se quede en que queda “mucho” o “poco”, pero quizá os puede resultar muy útil con niños más mayores.

Si quieres ver más, sigue la página de facebook

Laura Estremera Bayod

Puedes descargarte mi libro CRIANDO, pinchando aquí

jueves, 3 de septiembre de 2015

Pintamos con coches

Esta actividad es muy divertida y permite trabajar con grandes grupos musculares (a diferencia de cuando pintamos con ceras, lápices…)


Solo necesitamos pintura de colores y coches de juguete.  Además nos sirve para trabajar el concepto de línea, ver como se mezclan los colores...


En este caso hemos utilizado folios, pero también se pueden hacer caminos más amplios utilizando papel de mural, pintando en vertical…
Otra idea es colocar el papel en un plano inclinado, un tobogán... y ver el camino que dejan los coches al caer.


Para finalizar la actividad, lavamos los coches entre todos con agua y jabón y los secamos.


Si quieres más actividades, sigue la página de facebook 
Laura Estremera