Un lugar donde encontrar recursos, actividades, materiales, proyectos... para el primer ciclo de EDUCACIÓN INFANTIL

sábado, 28 de mayo de 2016

EDUCACIÓN Y PAZ. Montessori (resumen)

Como en otras ocasiones, voy a hacer un pequeño resumen de un libro de Montessori, la idea es poder transmitir una visión general sobre el libro que os anime a leerlo.  Os dejo también la entrada en la que explico un poco el contenido de otros libros de la misma autora con la idea de que si estáis indecisos sobre qué leer sobre el método tanto por parte de la autora como de otros autores, os ayude a decidiros.

Este libro en particular me ha resultado bastante pesado de leer ya que lo que recoge son diferentes conferencias.


No hay que olvidar que Montessori vivió entre guerras y que gracias a sus ideas sobre la guerra y la paz fue propuesta como candidata para el premio Nobel de la Paz en dos ocasiones (1949 y 1950).

La paz no se ha investigado, de hecho, la propia definición de paz está mal entendida porque se entiende la paz como el fin de la guerra, con vencedores y vencidos, pero la paz es poder CONSTRUIR UN MUNDO MEJOR donde se viva en armonía. El problema es que no se ha creado una CIENCIA DE LA PAZ que busque las razones por las que se desencadena la guerra.  Además vivimos en un “caos moral” en el que se busca el placer inmediato olvidando los objetivos a largo plazo, que no es más que una cara de la decadencia psíquica del hombre. Pero todo empieza en el niño, él, que es activo por naturaleza, no es comprendido por el adulto que luchará con él hasta que se convierta en adulto y vuelva a repetir patrones. Esto todavía es más grave si tenemos en cuenta que cada vez el entorno está menos preparado para el niño y lo reprime, intentando moldearlo. El niño es diferente al adulto, su meta es la encarnación y tiene un ritmo diferente, el adulto lo debe comprender y no creer que es un error que debe corregir, se debe respetar este periodo para una correcta vida espiritual.
El niño en una escuela tradicional es condenado por el error, llegando a idolatrar al adulto, al cual ve como una persona perfecta e infalible, necesitando su aprobación constante, no siendo dueño de sus propios actos convirtiendo de este modo la DISCIPLINA en ESCLAVITUD. La escuela tradicional ha castigado las actitudes COOPERATIVAS y ha premiado las competitivas, no preparando para la vida real, preparando para la GUERRA.

 “Los intentos del niño por aprender qué es la verdadera justicia han sido confundidos y mal encauzados. Incluso ha sido castigado por tratar de ayudar caritativamente a compañeros que estaban aún más oprimidos y que eran menos ingeniosos que él. Si, por el contrario, espiaba y delataba a  otros, era tolerado. La virtud más premiada y fomentada ha sido superar superada sus compañeros y sobresalir, aprobando exámenes al final de cada año de su vida perpetua y monótona esclavitud. Los hombres educados de esta forma no han sido preparados para buscar la verdad ni para que se familiaricen con ella y la integren a su vida, ni para que sean caritativos con los demás y cooperen con el ellos con el fin de crear una vida mejor para todos. Por el contrario la educación que han recibido los ha preparado para lo que suelen considerar sólo como un intervalo en la vida colectiva real: la guerra. Porque la verdad es que no son armas las que provocan la guerra, sino el hombre.”

El hombre civilizado debería utilizar su inteligencia para buscar otras soluciones a la guerra, pero para ello es necesario un mundo nuevo para un hombre nuevo.
Somos un solo organismo, una nación, pero para entenderlo hay que conseguir reformar la humanidad tanto desde la EDUCACIÓN  como desde la POLÍTICA. El hombre es “el nuevo ciudadano de un nuevo mundo, en ciudadano del universo”. Las naciones como siempre se han entendido, se deben vivir como si fueran un solo organismo. El hombre no ha avanzado al ritmo que lo ha hecho el progreso.
La educación ha quedado desfasada para intentar lograr la paz. La educación tradicional basada en la competitividad y el individualismo, crea a adultos aislados sin espiritualidad, en cambio, los niños que han sido educados en la libertad han demostrado como se construye el ser humano normal, siendo capaz de ser ordenado, capaz, constante…
Si somos capaces de cuidar al niño como si fuera el tesoro más valioso, podremos cambiar la humanidad, pero el adulto no es capaz de entender al niño. Para conseguir esta nueva sociedad, el niño desde su tierna infancia debe de estar en sociedad, para experimentar de forma práctica lo que es la asociación.

“La educación es la mejor arma para la paz”

El niño es el constructor del hombre y se debería  de enseñar al adulto a comprender este hecho. Las  ideas empiristas que consideran al niño como una “tabula rasa” lo fuerzan a cosas para las que no está preparado y reprime sus instintos naturales. El adulto y el niño siempre están luchando inconscientemente generación tras generación. La sociedad debería  de empezar a prestar atención al niño desde la educación, sus derechos deberían de ser sagrados.

“Si el niño no puede utilizar su inteligencia ésta se atrofia. El niño necesita tener algo que hacer, tener objetos con los que pueda actuar. Poner estos objetos a su disposición significa crear un entorno donde pueda actuar. ¿Cuándo se debe crear ese entorno? Apenas el niño comienza a desplazarse. Los adultos tratan de que el niño permanezca inactivo  y piensan que al hacer eso lo están “entrenando”. El adulto es un dictador. Un dictador quiere que los demás le obedezcan y se niega a tener en cuenta sus personalidades.”



“¡Debemos construir para el niño un entorno donde pueda participar activamente!”

Cuando el niño tiene libertad para elegir y actuar, realiza actividades con un objetivo, con lo que necesita en ese momento. El papel del adulto, es pues, el de crear el ambiente para que el niño logre un verdadero desarrollo. La educación debe de preocuparse por el desarrollo de la individualidad (desde la libertad de acción de todas las etapas) y el poder participar en una auténtica vida social. Si se le permite esto al niño, no sólo amará las cosas, también a todas las criaturas vivientes, trabajará en armonía con los otros. Esto será el desarrollo normal.

“El niño no puede desarrollarse si no tiene objetos alrededor que le permitan actuar”

“El mejor maestro es el entorno”

“Todas las criaturas de la tierra desempeñan un papel en la obra cósmica. La vida sobre el planeta depende muchas especies, cada una con su función particular y específica (…) las vidas de todos los seres están interrelacionadas”

Es importante observar al niño para comprender al hombre. El trabajo es el instinto fundamental del niño, con el trabajo desaparece la inconstancia, la pereza y la rebeldía.
El amor por el medio es el secreto por el progreso humano y evolución social, es un amor que impulsa a pensar , a producir y trabajar, todos los logros de la civilización se debe al trabajo por parte de hombres que aman su medio, lo transforman y crean un mundo nuevo.

“La gente se empecina en enseñarles a los niños buenos modales, pero si uno les permite un crecimiento normal, se convierten en seres adorables y amables, que tratan a los demás con natural cortesía”
La meta de la existencia humana no es la supervivencia del individuo ni de la especie, es la creación del medio.

“El hombre es el creador de una supernaturaleza”

“El niño debe tener un maestro capaz de estimularle estos instintos elevados. En este sentido, la educación es un intercambio entre la naturaleza humana y la supernaturaleza”

“El único tesoro del hombre, la promisoria materia prima que le dará todo, es la inteligencia humana, un tesoro inagotable”

El necesario pues un cambio en la educación: que permita la autonomía y de libertad individual para que la personalidad se desarrolle por completo. La libertad es el cimiento para la vida en sociedad.

“Esta es la misión de la educación. Construyamos, entonces, un medio donde el niño y el adolescente puedan vivir como individuos libres y alcanzar los objetivos que perseguimos todos: el desarrollo de la personalidad, y la creación de un orden supernatural y una sociedad mejor”

“La misión de nuestras escuelas es buscar la felicidad, característica natural del ser humano; para ello, debe ofrecer al niño un medio adecuado a sus necesidades, con construcciones y muebles de su tamaño; asimismo, debe inculcarle ideas nobles y, mediante materiales que permitan comprender las abstracciones, producto típico del intelecto, enseñarle los grandes descubrimientos del intelecto, enseñarle los grandes descubrimientos del pensamiento humano; de ese modo penetrarán en su mente las creaciones más sublimes de la inteligencia”

Puedes descargarte mi libro CRIANDO  de forma gratuita en el que encontrarás entre otras cosas, una pequeña aproximación al método.
Si te ha gustado, sigue la página de facebook


Laura Estremera

jueves, 12 de mayo de 2016

Mandala de primavera

Los niños sienten una necesidad de explorar, así que creamos un ambiente que invitara a los niños a satisfacer su curiosidad.

Esta actividad no sabría muy bien como denominarla, por un lado creo que encaja bastante bien en la idea de provocación (para conocer un poco más sobre el término de provocación de Reggio Emilia, os dejo este artículo de Happy mama), pero también encaja en la idea de instalación artística (os dejo un documento que explica esta forma de arte contemporáneo que está empezando a coger fuerza en educación).

Estamos en primavera y en nuestro patio no podemos contemplar las plantas y las florecillas crecer (aunque tenemos macetas en clase) así que la idea era la acercar material natural a los niños ¿por qué natural? Porque las imágenes, los dibujos de flores... ni huelen, ni tienen texturas diferentes…  es decir, no nos aporta información sensorial diferente.

Así que tras una recolección de plantas de la zona (buscando diferentes texturas, olores, colores…) decidimos crear un ambiente bello, estético (en forma de mándala) que invitara al niño a explorar libremente.


También colocamos tres zonas de papel de mural y recipientes con pintura de dedos, de forma que invitara al niño a “hacer algo” con el material y la pintura.


La actividad se llevó a cabo con niños de 18 meses aproximadamente a 3 años.



En un primer momento, primó la parte sensorial: observar, tocar, oler… después pasaron a explorar con los materiales: romper, destruir, reconstruir, pisar, sacudir… y a expresarse con la pintura, tanto con sus manos como con las diferentes plantas y flores, observando el resultado en el papel.





¿Qué trabajamos con esta actividad?
-La expresión de cada niño según sus necesidades, respetando los diferentes ritmos de aprendizaje.
-El aprendizaje a través del juego.
-La motricidad fina.
-La creatividad y la imaginación.
-La parte sensorial: descubrir las diferentes texturas, olores, colores…
-Conceptos matemáticos.
-El uso de diferentes materiales como medios de expresión…


Nosotros pusimos el ambiente, el niño hizo el resto.

Si quieres ver más sigue la página de facebook
Puedes descargarte mi libro Criando de forma GRATUITA pinchando aquí.


Laura Estremera