Un lugar donde encontrar recursos, actividades, materiales, proyectos... para el primer ciclo de EDUCACIÓN INFANTIL

miércoles, 27 de julio de 2016

Pikler-Lóczy aportaciones para la escuela infantil 0-3 años

Cuando oímos hablar de Pikler Lóczy solemos relacionarlo con el movimiento, con los bebés moviéndose en libertad, con bebés que aprenden por sí mismos a voltear, a sentarse, a ponerse de pie, a andar... Pero la aproximación pikleriana es mucho más. 
Tuve la suerte de poder asistir a un curso en la universidad de San Sebastián impartido por Anna Tardos (directora del instituto Pikler de Budapest e hija de Emmi Pikler), Judit Kelemen (educadora del instituto Pikler), Sjoukje Borbély (formadora del instituto Pikler) y Elena Herran (profesora de la UPV).

Como muchos de vosotros me habéis pedido si podía compartirlo, voy a intentar transmitir cuales son las aportaciones de la pedagogía Pikler Lóczy para que el  bebé y el niño pequeño sienta bienestar en la escuela infantil 0-3.



Como introducción, os copio parte del artículo que escribí para Educapeques en julio de 2016 en el que intento transmitir una visión general, si queréis profundizar más en el tema os dejo los enlaces a:
-Resumen de moverse en libertad (abarca la parte del desarrollo motor autónomo)
-Resumen del libro Lóczy una insólita atención personal (con vídeo al final), (abarca la parte de los cuidados)
-Mi libro en el que también se trata el tema del desarrollo motor y que es de descarga gratuita.

Antes de nada, para el que no lo sepa,  Emmi Pikler (1902 – 1984) era una pediatra Húngara que realizaba su trabajo acudiendo a las casas de las familias (no en un centro de salud), su visión del niño era diferente a lo que se estaba acostumbrado en la época, por lo tanto, Emmi solía acompañar a las familias y observar junto a ellas todo lo que el niño era capaz de hacer por sí mismo, intentando transmitir su forma especial de ver el niño.




En 1946, asumió la dirección de una casa cuna situada en la calle Lóczy de Budapest. En aquella época, los niños institucionalizados solían padecer el llamado “síndrome de hospitalismo” o “depresión anaclítica” debida a no tener una figura de apego. En este orfanato acudían bebés que necesitaban cuidados prolongados porque la madre había fallecido en el parto, era tuberculosa… Estos bebés podían permanecer en la casa cuna hasta los 2,5 o 3 años. Con las aportaciones de Emmi Pikler, no sólo se consiguió eliminar tal síndrome y que llegaran a ser adultos sin problemas, sino que elaboró un gran trabajo sobre el desarrollo motor autónomo y el juego.


En el año 2011 la casa cuna de la calle Lóczy  desapareció como orfanato debido a la nueva legislación de Hungría, pero desde 2006 pasó a funcionar como escuela infantil.

Pikler centró su trabajo en dos necesidades del niño:
-La necesidad de apego y
-la necesidad de autonomía.
Hasta el momento no había investigación que tratara estos dos aspectos como las dos caras de una misma moneda.

La pedagogía Pikler –Lóczy estaba guiada por 4 principios, todos ellos igual de importantes:
-          El valor de la actividad autónoma.
-          El valor de una relación afectiva privilegiada y la importancia de la misma.
-          La necesidad de ayudar al niño a tomar conciencia de sí mismo y de su entorno.
-          La importancia de un buen estado de salud física, que sirve de base para poder aplicar los principios anteriores, pero que a su vez también es su resultado.
En la época de Pikler (y lamentablemente hoy en día sigue pasando) se confiaba poco en los bebés, en sus capacidades innatas, se pensaba que sin la intervención directa del adulto, el niño no aprendería. En cambio Pikler demostró que esto no era así, sino que el bebé por sí mismo aprendía a aprender. Su mirada estaba centrada en el niño, en lo cotidiano y el adulto tomaba una posición no intervencionista. Si se tenía en cuenta el punto de vista del bebé, ambas partes (adulto y niño) estaban contentas y satisfechas y se entendían mutuamente.
Sus aportaciones en cuanto a la parte emocional del niño, los cuidados por parte del adulto, el movimiento y el juego fueron muy importantes.



Pero el niño para moverse en libertad, para ir conquistando su autonomía, para jugar libremente sin la necesidad del adulto guiándole, necesita tener una seguridad emocional que depende:
                -De la seguridad en sus cuidados: poder predecir qué pasará, respetar su ritmo individual…
                -Cómo se siente: como lo cogen, la tensión en las manos del adulto, lo que le transmiten con la voz, de disfrutar de una relación atenta, amistosa y de apoyo con los adultos…

Con su necesidad  afectiva satisfecha, el bebé puede centrarse en el movimiento de su cuerpo y en descubrir los objetos del entorno, es decir, jugar y moverse de forma libre.

Aportaciones de la pedagogía Pikler Lóczy a la escuela 0-3

Os voy a intentar transmitir lo que a mí me aportó el curso, lo que  yo pude sacar de él, pero aún intentando ser objetiva, inevitablemente va a ser una impresión basada en mis pensamientos y mis impresiones ya que los apuntes que yo tomé, lo que para mí tenía un peso especial, seguramente sea diferente para otra persona que asistió a las mismas charlas.
El tema del curso era cómo poder aportar bienestar a un bebé o niño pequeño que se encuentra en la escuela infantil teniendo en cuenta que la escuela infantil es un entorno artificial y es posible que no se sienta bien allí porque está en un periodo sensible de apego y el entorno natural de un niño hasta los 3 años es su familia. Luego, lo principal en la escuela debe de ser el bienestar del niño pequeño, todo debe de subordinarse a que el niño se sienta bien.
Por lo tanto desde una visión pikleriana la actitud y la forma de tratar a los niños por parte del educador es la base que proporcionará al niño bienestar emocional y la seguridad necesaria para poderse mover y jugar.

Esta es la declaración Pikler Lóczy de los derechos de los niños y las niñas en las escuelas y jardines infantiles:


Como hemos podido ver antes, un punto importante es que el niño se sienta bien, se le respete, se sienta importante y único y todo esto se consigue desde los cuidados que recibe por su cuidador:

CUIDADOS
El bienestar del niño depende de las buenas atenciones cotidianas durante los cuidados.
El cambio de pañales, el cambio de ropa, la alimentación, la forma en la que el adulto lo coge en brazos… son momentos especiales y personales con el niño: los niños deben de ser tratados con gestos delicados, con un verdadero interés por parte del adulto, los movimientos deben de ser lentos ya que los movimientos rápidos causan dolor. El adulto debe pararse  y mirar al niño porque el niño necesita tiempo para escuchar, comprender y después actuar. Al niño no se le apresura.



El tiempo es muy importante:
Tiempo para poder establecer una relación entre el adulto y el niño (El bebé y el niño pequeño necesitan una persona fija y privilegiada, una figura de apego que es la base de su socialización, esta figura suele ser la madre u otro cuidador principal. El educador también ejerce de figura de referencia pero esta relación necesita tiempo para constituirse, esta relación no se puede forzar, el tiempo no se puede acortar.)
Tiempo para los cuidados del niño (no se hacen rápido y de forma rutinaria, sino entablando una verdadera relación con él, es su momento, en el que recibe la atención plena del adulto)
Tiempo para respetar la iniciativa del niño para comer, vestirlo, cambiarle el pañal… (Al vestirlo, al cambiarlo… no se “lucha con él”, se espera hasta que el niño estira el brazo para colocarle la manga, se respeta su postura no forzándolo a estar tumbado, no se le vuelve a colocar tumbado en el cambiador cuando el niño lucha por cambiar de postura pudiendo ser cambiado perfectamente de pie, no se le apresura para comer, no se le fuerza…)
Tiempo para avisar al bebé y prepararlo sobre lo que va a suceder (por ejemplo cuando se va a coger en brazos a un bebé que está en el suelo, se le llama por su nombre, se espera a que haya un contacto visual, se le avisa de lo que va a suceder y se espera a que el bebé de muestras de que sabe que lo van a tomar en brazos)
Todo esto es costoso, pero repercute en el bienestar del bebé en la escuela infantil.
Durante estos momentos de atención personal, el adulto pone palabras a los eventos para que se integren en un Yo positivo, las palabras son importantes pero en realidad lo son más los gestos. Las palabras necesitan tiempo para ser entendidas.
La técnica de coger a los niños, vestirlos, cambiarlos… es uniforme para todas las educadoras de esta forma le da seguridad al niño, pero siempre adaptándolo a cada niño. ¿Y qué quiere decir adaptándolo a cada niño? Pues que la mirada atenta de la educadora, su capacidad de observación, le permitirá conocer al niño y acoplarse a él, ajustándose el adulto a cada niño. De esta forma el trabajo del adulto no se convierte en una rutina y por otro lado cada niño se siente único, ya que el trato que recibe es diferente e individualizado, ajustado a sus preferencias y sintiéndose importante y comprendido. El adulto que ha estado observando el juego del niño, puede hablar con los más mayores sobre lo que el niño ha estado haciendo durante el día en esos momentos de cuidado personal.



Si el adulto no le presta la suficiente atención, luchará por conseguirla, en el juego necesitará su presencia, pero puede prevenirse ofreciendo unos cuidados de calidad.

ACTITUD DEL ADULTO
Aunque ya podemos hacernos una idea con lo que acabo de comentar en el apartado anterior, las cuidadoras (en el instituto Pikler solamente hay mujeres) son personas tranquilas con una gran clama interna (que se va cultivando con el tiempo). Como ya hemos comentado antes, las palabras que transmite el adulto son importantes, pero mucho más lo son sus gestos, su forma de tratar al niño, de cogerlo, de mirarlo…



La educadora no toma una actitud parecida a la madre, ella es consciente de su profesión y de que lo más importante para el niño es su familia, durante los cambios, se habla de la familia del niño, de quién lo vendrá a buscar… Durante el tiempo en la escuela, lo más importante para el niño sigue siendo su familia.
La actitud del adulto es un modelo también en las situaciones difíciles, este siempre actúa con calma y con un guión de actuación (tiene una coreografía en su mente sobre lo que debe hacer) en el curso, nos pusieron un vídeo de una niña en el cambiador descalza y el adulto quería calzarla. La niña tenía el zapato entre sus manos y el adulto se lo pidió y esperó hasta que la niña se lo dio, esto requiere tiempo, calma, espera, paciencia y llegar a un compromiso. La educadora podría haber estirado del zapato que se encontraba entre las manos de la niña, haberlo cogido y habérselo puesto en el pie. Hubiera costado menos tiempo, pero ¿le habríamos ofrecido el mismo ejemplo? Si la educadora hubiera arrebatado el zapato de las manos de la niña, esta habría recibido un mensaje contradictorio a lo que luego “pretendemos enseñar” como no quitar los juguetes de la mano de los demás niños. En las situaciones de cuidados aparecen muchas oportunidades para educar que los adultos pueden tomar.



Unos cuidados de calidad previenen (o solucionan) muchos conflictos, aunque las situaciones de conflicto son inevitables en una situación de grupo a esta edad, gracias al adulto aprenden a vivirlas. Para los niños no es fácil aprender situaciones sociales en una escuela porque están en un proceso de maduración del yo y eso causa tensión, pero es cierto que los adultos pueden disminuir o aumentar el nivel de agresividad del grupo, si sus gestos son agresivos, no los atienden, los dejan solos… habrá más conflictos.

LA OBSERVACIÓN
Ya hemos comentado la importancia de adaptar y personalizar los cuidados a cada niño, de conocerlos bien, para que ellos puedan conocerse.
Para poder dar un trato personalizado a cada niño, los adultos tienen que observarles y conocerles, para ello, tienen que pensar y sentir en el lugar del niño, ser capaz de imaginarse en su mundo.



Durante el juego, la educadora está presente y ayuda en lo que necesite, está atenta, presta atención, pero no sugiere ni dirige. La observación no es una actividad, sino una actitud, esta actitud no la distancia de los niños ya que permite conocerlos mejor, descubrir sus posibilidades, sus preferencias… esta actitud la acerca a los niños.
A través del juego, puede descubrir cómo es la calidad de movimiento del niño y en qué punto del desarrollo motor se encuentra, si tiene interés por el juego, qué es capaz de hacer con los objetos y cómo es el uso de sus manos…
Pero el adulto no confunde al niño con sus propias expectativas y sus fantasías sobre lo que debería ya saber.

EL MOVIMIENTO
No podía terminar sin hacer un pequeño apunte sobre la necesidad de movimiento libre.
El bienestar del bebé y del niño pequeño requiere de un entorno adecuado para cada edad y bien preparado, un suelo adecuado. El adulto acompaña al niño como un sostén delicado en su proceso hacia la autonomía, pero esta autonomía no es autoabastecimiento. La autonomía que consigue el bebé y el niño pequeño es placer (lo hago yo) no es una obligación. Los cuidados adecuados, el juego, el movimiento irán creando cada vez mayor autonomía y a su vez, mayor autoestima.



“Para entender la aproximación pikleriana se necesita una actitud diferente”

Laura Estremera

Si te ha gustado, sigue la página de facebook  
Puedes descargarte mi libro Criando, pinchando aquí.


Las fotos que no son mías, tienen debajo el enlace, el resto son mías o están tomadas durante el curso al que hago referencia.


viernes, 8 de julio de 2016

Cumpleaños Montessori

Durante este curso hemos celebrado los cumpleaños al estilo Montessori (o celebración de la vida) ¿esto qué quiere decir? Que hemos incluido una celebración que nos permite empezar a entender qué estamos celebrando con el cumpleaños. Digo empezar a entender porque mis niños tienen 3 años (algunos 2) y las nociones espacio temporales todavía no están claras, pero es una primera aproximación.


Cuando vamos a celebrar un cumpleaños nos sentamos en nuestro espacio de la asamblea (un óvalo dibujado en el suelo) y colocamos en el centro un tapete, en él, está el sol, los meses del año y una pequeña representación de las estaciones.


(Realmente en un cumpleaños Montessori las vueltas se darían en sentido inverso porque es como realmente da vueltas la tierra, así que los meses irían en sentido contrario.  Nosotros lo hacemos siguiendo la dirección de las agujas del reloj y de nuestro calendario circular, en el cual tenemos representados los cumpleaños (podéis ver más información pinchando aquí).












¿Qué representa este tapete? Un año.
Al lado de este colocamos unas fotos del niño que cumple los años: una de cuando nació y otra de cada año de vida. También colocamos el número de años que cumple, estos se podrían acompañar de contadores, de una barra numérica…


Y comenzamos la celebración
Al niño que cumple años, le damos una esfera que representa la tierra y llevará entre sus manos mientras de pie da una vuelta al tapete al tiempo que los demás, sentados a su alrededor, le cantamos una canción:
“La tierra gira alrededor del sol, alrededor del sol.”

Cada vuelta alrededor del tapete, representa un año (la tierra que gira alrededor del sol), Cada vez que da una vuelta completa, explicamos algo de ese año, mostrando la foto (Aquí (nombre del niño) tenía un año y ya hacía… y fue a…) De forma que empiecen a comprender qué es lo que verdaderamente significa “cumplir años” que vean que al principio eran muy pequeños y cómo han ido cambiando.



En el centro, podríamos colocar una vela y soplar al finalizar las vueltas. Nosotros no la hemos colocado todavía.

Laura Estremera

Si te ha gustado, sigue la página de facebook.

Puedes descargar mi libro CRIANDO de forma gratuita pinchando aquí.