Un lugar donde encontrar recursos, actividades, materiales, proyectos... para el primer ciclo de EDUCACIÓN INFANTIL

jueves, 13 de julio de 2017

¿Qué es la psicomotricidad vivenciada, relacional?

Cuando yo estudié me hablaron de un tipo de psicomotricidad, en esta, el adulto se planteaba unos objetivos y con unos materiales montaba un circuito que respondiera a estos. Una vez los niños estaban en la sala, iban pasando uno por uno y en orden por este circuito, daba igual si había niños que sabían saltar como si no, si había niños que hacía un mes que daban la voltereta como si algunos todavía no estaban preparados para ello, el circuito era el mismo para todos y surgía de las necesidades e intereses del adulto. Para mí, aquí había motricidad pero no psicomotricidad.

Poco a poco comencé a oír hablar de otro tipo de psicomotricidad “vivenciada” en la que también había una sala, unos materiales prácticamente idénticos pero ya no había un circuito ni un orden, sino que los niños se movían como querían, por donde querían, jugaban libremente… Me interesó saber más sobre ella y realicé unos seminarios de especialización en este otro tipo de psicomotricidad, y realmente me quedé con ganas de más, así que como quería seguir aprendiendo, decidí formarme en ella y en este momento estoy realizando el máster para ser psicomotricista.

Me parece un mundo apasionante y muy complejo así que os voy a intentar transmitir qué es para mí la psicomotricidad relacional o vivenciada por si os anima a indagar un poco más sobre el tema.
La psicomotricidad vivenciada nace en los años 70 de la mano de Lapierre y Aucouturier, estos autores consideran al niño  desde el nacimiento hasta los 7 u 8 años como una GLOBALIDAD, el niño no se puede parcelar en áreas, sino que lo motriz, lo cognitivo y lo afectivo está unido.

En una sesión de psicomotricidad se propone al niño un espacio (la sala de psicomotricidad), un tiempo y unos objetos (principalmente módulos de goma espuma de grandes dimensiones) para que se exprese psicomotrizmente, de forma espontánea según sus deseos, necesidades, intereses, ritmos… El adulto no impone nada ni dirige, el niño es libre de elegir sus actos porque esos actos con los que verdaderamente tienen un significado para él. Se acepta pues la individualidad. 

ejemplo de sala de psicomotricidad, imagen de Felices Jugando http://felicesjugando.com

En esta sala, el niño que es un ser único y global, descubre primero su cuerpo (con sus posibilidades y limitaciones…) más adelante descubre los objetos, el espacio y el tiempo y después descubre a los otros (se desarrolla la parte social y afectiva).


Este tipo de psicomotricidad permite pues avanzar desde lo sensoriomotor hacia el simbólico y más adelante hacia la distanciación, lo cognitivo, la representación. De hecho, esta suele ser la evolución del niño dentro de la sala, incluso dentro de una misma sesión: comienza la sesión con mucho movimiento: subir, bajar… poco a poco su juego que era por puro placer sensoriomotor se va volviendo simbólico: creando historias, personajes y después pueden pasar a lo cognitivo, a la representación: por medio de construcciones, pintura, modelado… pasando así de la vivencia emocional a la representación cognitiva.


¿Y qué hace el psicomotricista?
Por un lado observa, esta observación le permite conocer dónde está cada niño en su desarrollo, ya que cada niño es diferente, tiene necesidades y ritmos diferentes, pero la secuencia es la misma. Así puede ofrecerle una respuesta individualizada.
Aporta seguridad al niño, tanto como base de referencia como creando un ambiente seguro en el que el niño pueda explorar por la sala sin peligros, así el niño puede subir, bajar, saltar, gritar, desequilibrarse… para que libere y agote su placer sensoriomotor (y poder por lo tanto evolucionar).
Está por lo tanto a la escucha, analiza el discurso de cada niño, lo respeta, para darle una respuesta y ayudarlo a evolucionar ¿cómo? De forma indirecta, modificando el espacio… No lo hace de forma dirigida ni diciéndole lo que tiene que hacer, sino poniendo al alcance del niño lo que necesita para seguir evolucionando, pero es el niño el que decide si tomarlo o no.
“el estar disponible, el saber esperar y no pretender, en un alarde de aparente eficacia, que es la proyección de la ansiedad pedagógica, precipitar una evolución que requiere un tiempo suficientemente largo de integración para permitir el investimiento y la superación progresivas del placer ligado a cada etapa.” Lapierre y Aucouturier

Por lo tanto, a través del movimiento y del juego libre, el niño accede a la comunicación, más tarde a la creación y finalmente a la formación del pensamiento operatorio.



En la sala descubren su cuerpo y sus posibilidades, los objetos y sus características lo que le permite vivenciar sus primeros aprendizajes, descubre que algo es grande, pequeño, si está dentro, fuera, arriba, abajo, pesado, ligero…
“cada persona sólo puede aprender si aquello que experimenta puede hacerlo suyo, explorarlo y manipularlo, sentirlo e integrarlo en su ser personal.” Arnáiz
También descubren a los otros, como compañeros para compartir juegos y también aparecen los conflictos, se aprende a manejarlos, desarrollando toda la parte social y afectiva. Aparece continuamente y se respeta la EMOCIÓN (lo que está viviendo, su historia afectiva…)

Además se adquieren  pre requisitos para el aprendizaje escolar:
-La estructuración del espacio y del tiempo a partir de las vivencias de su propio cuerpo.
-Jugando aprende las características del mundo.
“cuando nos encontramos a un niño en clase que no puede acceder a un determinado aprendizaje por una vía, podrá superar esa dificultad si antes se le han proporcionado caminos diferentes a los cuales podía optar para llegar a una conquista.” C. Pascual
-Toma conciencia de sus posibilidades y limitaciones.
-Aprende y vivencia conceptos.
“Con objetos de grandes dimensiones que él puede vivenciar con todo su cuerpo y no solamente con las puntas de los dedos.” Arnáiz.
-Lectoescritura
“En el aprendizaje de la lectoescritura, por ejemplo, el niño ha de tener una vivencia corporal que le permita tener los apoyos necesarios para este aprendizaje. (…) La mano expresará aquello que el niño haya podido experimentar con su cuerpo (…) los límites del papel irán siendo aceptados en la medida en que el niño vaya pudiendo elaborar sus límites corporales tanto interiores como exteriores.” C. Pascual
“Cuando la exploración no ha sido amplia y no se ha permitido al niño que su cuerpo pueda buscar los objetos, trasladarlos, colocarlos, y formar estructuras con ellos, es muy difícil centrar la percepción. Es necesario experimentar movimientos de distintas amplitudes, reconocer contornos, las distancias y los extremos. Todo esto lleva a registrar elementos que para la lectoescritura o el dibujo son imprescindibles. El manejo de la mano viene de la superación de otros movimientos, pero también del acoplamiento y dominio de los órganos a los que afecta.” C.Pascual
-Cálculo…
Esta práctica no parcela la educación, respeta la globalidad y le hace madurar a nivel tónico y afectivo.

Aquí es donde yo he encontrado la verdadera psicomotridad, porque realmente se tiene en cuenta lo PSICO (emociones, social, afectivo, cognitivo…) y lo MOTRIZ (movimiento, sus posibilidades…) y cómo una no puede ser sin la otra.
“Las dificultades de aprendizaje y de conducta son producto de un mal estar consigo mismo, de un sufrimiento que hay que conocer. Sería conveniente que pudiera expresarse con el cuerpo, pero suelen ser cuerpo muy inhibidos, reprimidos, inseguros, no aceptados por los otros ni por ellos mismos al no conocer sus posibilidades corporales porque, probablemente, no ha existido exploración.” C. Pascual

“La sala de psicomotricidad es el lugar privilegiado para el niño ya que en ella suceden cosas importantes para él. Es un lugar en el que el niño resuelve sus problemas, en donde puede manifestarse como es sin ser rechazado, en definitiva, es donde vive con plenitud su expresividad psicomotriz, lo cual le produce una gran satisfacción y felicidad.” Arnáiz.

Laura Estremera

Si te ha gustado, puedes seguir mi página de facebook
Y descargar mi libro CRIANDO pinchando aquí



Para más información…
Aucouturier, B; Lapierre, A. (1985) Simbología del movimiento. Científico – medica. Madrid.
Arnáiz, P. (1988) Fundamentación de la práctica psicomotriz de B. Aucouturier. Seco Olea
Pascual, C. (2011) Identidad y autonomía: práctica psicomotriz, Metodología Psicopraxis. La casita de Paz. Zamora

Bernaldo de Quirós, M. (2006) Manual de psicomotricidad. Pirámide.

domingo, 9 de julio de 2017

Conocer el cerebro para comprender al niño. LIBROS para profundizar en el tema

En esta entrada os quiero recomendar libros para poder ampliar sobre un tema que parece estar en auge como es la neuroeducación, la neurociencia… Lo que yo traduciría como “conocer el cerebro para comprender por qué el niño hace lo que hace y así nosotros poder acompañarlo”. Cuando indagas sobre este tema te das cuenta de que muchas de las cosas que tradicionalmente se han estado haciendo en la crianza, en el aula… no tienen cabida y además tienen una justificación para no hacerlas (como dejar llorar a un bebé hasta que se duerme…)


Cuando hago la charla sobre mi libro (CRIANDO, lo puedes descargar aquí) me detengo durante un momento a explicar un poco la  historia de la psicología porque así podemos comprender por qué a veces nos llegan mensajes tan contradictorios en temas de crianza, de educación… También nos permite ver cómo a veces aplicamos técnicas que no tienen en cuenta el cerebro en unos contextos del aula y en otros, decimos “trabajar las emociones”… Como es un tema amplio, voy a explicar sólo lo previo a la aparición de la neurociencia:

En América, durante los años 30 y 60, una corriente psicológica creía que la psicología debía de servir para CONTROLAR la conducta, predecirla… Estos eran los CONDUCTISTAS. Ellos defendían hacer una psicología científica, objetiva, con experimentos de laboratorio que se pudieran  controlar, replicar…  Creían en una continuidad entre el animal y el hombre, por lo que lo investigado en especies inferiores como la rata blanca, las palomas o los gatos se podría generalizar al ser humano. En aquella época, todavía no se podía medir  la mente del ser humano, no existían aparatos como los de hoy en día, así que creían ser realmente científicos y objetivos.
Esta corriente repercutió en la educación, en la crianza… técnicas de modificación de conducta tipo economía de fichas (tablas que se rellenan con gomets para conseguir algo o eliminarlo), premios, castigos, ignorar como técnica para eliminar algo que no queremos… tienen aquí su base, cuando se investigaba con animales y no se tenía en cuenta el cerebro, la mente, las emociones… y no se tenía en cuenta porque aún no se sabía cómo hacerlo, se basaban en la conducta observable, es decir, si al dar un premio, se hacía algo más veces, era un éxito; si al retirar algo que le gustaba, dejaba de hacerlo, era un éxito; porque lo importante era lo observable, sin saber lo que realmente estaba pasando por dentro de la persona. Si lo extrapolamos a técnicas poco acertadas que existen hoy en día, sería algo así como “si dejas de pegar al compañero porque te envío al rincón de pensar: éxito”. (estímulo respuesta)
Pero en la segunda mitad del siglo XX, sobre los años 60, nace la NEUROCIENCIA y comienza a cobrar gran importancia el cerebro ¿sabéis por qué? Porque aparecen pruebas de neuroimagen funcional (TEP, RMF) que permiten descubrir qué ocurre dentro del cerebro de la persona durante la realización de diferentes tareas. Ahora ya se podía medir la mente de forma objetiva, fiable, hacer experimentos sabiendo lo que realmente estaba pasando, que en ocasiones no coincidía con lo observable desde afuera (por eso hoy sabemos que si dejamos a un bebé llorando hasta que se duerme aumenta su nivel de cortisol, la hormona del estrés, y este niño a largo plazo, tendrá mayor predisposición a la ansiedad y a la depresión. ¿cambia la interpretación, no?)

El tema es complejo y aún no he encontrado un único libro que resuma todo, en el mercado hay bastantes títulos, muchos se repiten en algunas partes, pero aportan nuevas pinceladas por otro lado; otros se centran más en lo escolar, otros en la crianza… y también hay algunos que no me han gustado y por eso, no los voy a nombrar aquí. La idea es ir ampliando la lista por lo que admito sugerencias.

SOBRE EL CEREBRO EN GENERAL
Estos libros tratan sobre el cerebro normal, adulto. Aunque también abordan su formación y diferentes patologías.

-Cómo funciona el cerebro. Francisco Mora
Un libro ameno y de fácil lectura, no profundiza mucho en el tema, si tengo que elegir un libro de este autor, prefiero neuroeducación.

“Nada se aprende a menos que aquello que ha de ser aprendido nos emocione y nos motive, es decir, algo que tenga un significado importante para nosotros.”

-Somos nuestro cerebro, cómo pensamos, sufrimos y amamos. Dick Swaab
Lectura más compleja, pero también amena (siempre que te interesen los temas que va tratando a lo largo del libro: alzheimer…)

-El error de descartes. Antonio Damasio
Un libro muy importante a día de hoy para comprender la psicología de las emociones, áreas cerebrales, investigaciones, historia… El contra: muy complejo de leer y entender.



EL CEREBRO EN LA CRIANZA

-El amor maternal, La influencia del afecto en el cerebro y las emociones del bebé. Sue Gerhardt
Para mí, un básico que debería leer cualquier persona que esté en contacto con la primera infancia. Unión de teoría del apego, desarrollo cerebral e investigación. De lectura atenta y quizá duro de leer por las vivencias que puede despertar en uno mismo.



-El cerebro del niño. Siegel
Hace mucho que leí este libro y recuerdo que el sabor que me quedó fue bueno, que explicaba el funcionamiento cerebral en situaciones como las rabietas de una forma muy sencilla y amena. Hace un tiempo que llevo escuchando críticas, sobre todo en algunos de los ejemplos que hay en el libro, por lo que tengo ganas de volverlo a leer con una actitud más crítica.



HACIA LO ESCOLAR… Y LAS DIFICULTADES DE APRENDIZAJE

-Neuro-psico-pedagogía infantil: bases neurofuncionales del aprendizaje cognitivo y funcional. Ferré
Para mí, de obligada lectura si trabajas en educación en cualquier etapa. Relaciona el desarrollo motor con las dificultades de aprendizaje, la importancia del suelo en la primera infancia, del gateo, de respetar la libertad de movimiento ya que repercute en los futuros aprendizajes escolares. La importancia del movimiento para seguir aprendiendo, una crítica a la escuela tradicional que no tienen en cuenta todos estos aspectos. Lectura amena y muy interesante.


“El cerebro está pensado para aprender sobre la base de la experiencia, no de la palabra o el discurso (…) el desarrollo requiere experiencia, enfrentarse a problemas y superarlos, cometer errores y encontrar soluciones”

-Ceroatres: desarrollo neuro-senso-psicomotriz de los 3 primeros años de vida. Ferré
Decir que me apasionan los libros de Ferré no es nada nuevo, y si ya lo juntamos con otro tema que me encanta que es el desarrollo motor, éxito asegurado. Pesado de leer, pero muy útil si trabajas con la primera infancia.


-Reflejos, aprendizaje y comportamiento. Sally Goddard
Y en ligera relación con estos 2 libros de Ferré, este libro nos explica los reflejos primitivos y se relación con la maduración del cerebro y cómo van evolucionando hacia los posturales y qué ocurre cuando estos reflejos no se inhiben y se mantienen aberrantes. Muchos reflejos no inhibidos muestran en la edad escolar dificultades de aprendizaje, este libro los explica aunque me deja con las ganas de saber dónde derivar una vez se encuentra un reflejo no inhibido que está causando dificultades.



-Neuroeducación: lo que nos enseña el cerebro. Mora
Interesante y fácil de leer, no entra en la profundidad de las explicaciones de Ferré.


“Todo comienzo del aprendizaje, el más temprano del niño, debería hacerse directamente, en contacto con la naturaleza, no entre cuatro paredes.”

-Trastornos del desarrollo, un enfoque neuropsicológico. Freides
Este libro es de una asignatura de cuando estudiaba psicopedagogía pero la verdad que la primera mitad del libro explica minuciosamente toda la formación del sistema nervioso, las áreas cerebrales… La otra mitad aborda trastornos del desarrollo.



-Como aprende el cerebro: las claves para la educación. Frith y Blakemore
Libro ameno y sencillo, sin grandes tecnicismos y explicaciones concretas, enfocado a la etapa de primaria. Una de las autoras es la investigadora de la “Teoría de la mente”.



-Aprendizaje: neurociencia y escuela de la vida. Spitzer
528 páginas de fácil lectura, enfocado a una etapa de primaria principalmente: Qué áreas son las encargadas de la lectura, de las matemáticas… los conflictos, el sueño, una crítica a la escuela tradicional…



-Neuroeducación para PADRES. Rodríguez
El título ya lo dice, es un libro enfocado a padres, es interesante pero no entra en el tema en profundidad. Me ocurre como con el libro de Marina, que me da la sensación de que en vez de enfocarse en la comprensión del niño, se enfocan hacia resultados.



-Neuroeducación: gestiona sus emociones. Mejora su aprendizaje. Piñeiro
Con este libro me llevé una grata sorpresa, lo compré en una oferta de Amazon, pero a pesar de ser sencillo de leer, ya que lo veo enfocado a padres, aborda temas como el apego que me parecen básicos y que otros libros lo olvidan.

-El cerebro infantil: la gran oportunidad. Marina
Es un libro muy cortito, pero que se me hace muy pesado  de leer por su forma que combina  texto explicativo, con entrevistas y conversaciones ficticias…  A mí personalmente, me trasmite la sensación de que orienta hacia resultados y no a comprender el desarrollo.



Espero que os sea útil esta recopilación y os invite a introduciros en el tema.

Laura Estremera

Si te ha gustado, sigue la página de facebook

Puedes descargarte aquí mi libro Criando.